¿Cuál es el tratamiento de la acidez?


Como hemos visto, la acidez está presente en más de una entidad patológica y por lo tanto su tratamiento dependerá de la causa.

Los antiácidos comunes mejoran el síntoma pero su efecto es muy corto y no modifican la producción de ácido.

La ranitidina actúa disminuyendo la producción gástrica de ácido clorhídrico, por lo cual no sólo trata el síntoma sino al causal directo del daño.

Con dos tomas diarias de 150 mg o una sola toma nocturna de 300 mg, se puede TRATAR la acidez por el reflujo gástrico, como la indigestión ácida (dispepsia ácida o ulcerosa), la gastritis; como también hacer prevención de formación de úlceras en pacientes que reciben antiinflamatorios no esteroides.

Otro tipo de droga como los inhibidores de la bomba de protones (componentes de las células parietales del estómago encargadas de producir ácido clorhídrico), por ejemplo el lansoprazol, son utilizados para patologías de mayor envergadura como gastritis erosiva, las úlceras gástricas y/o duodenales y también en la enfermedad por reflujo, donde ya se han instalado lesiones a nivel esofágico como consecuencia del retroceso ácido.

También son muy eficaces en el Zollinger Ellison.
En el caso de las úlceras causadas por la infección de H. Pylori, deberá hacerse al mismo tiempo el tratamiento de “erradicación” del mismo. Dicho tratamiento requiere de un esquema combinado de antibióticos e inhibidores de la bomba de protones.

Uno de los tantos esquemas posibles es el de combinar amoxicilina, metronidazol y claritromicina como terapia antibiótica durante 2 semanas, sumado a la utilización de un inhibidor de la bomba de protones como por ejemplo en lansoprazol.